Menu

La sustitución de grasas saturadas por grasas poliinsaturadas en la dieta se asocia con una disminución del riesgo cardiovascular

El efecto de la ingesta de grasa en la dieta en prevención primaria de enfermedad arterial coronaria (EAC) ha suscitado desde siempre mucho interés.

Se ha visto que la mayor ingesta de grasas saturadas en comparación con el consumo de ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) se asocia con un aumento del riesgo de EAC, y por esta razón, se ha recomendado sustituir en la dieta las grasas saturadas por AGPI para reducir el riesgo cardiovascular. Hasta el momento se han publicado numerosos estudios que han investigado los efectos de los AGPI omega-3 en el riesgo de EAC, pero la relación entre el consumo de AGPI omega-6, y en concreto el consumo de ácido linoleico, y el riesgo de EAC ha sido evaluada de una forma menos extensa y los resultados obtenidos han sido inconsistentes.

Los autores del trabajo que vamos a exponer a continuación han realizado una revisión sistemática y metaanálisis de estudios de cohortes prospectivos para evaluar la asociación entre la ingesta en la dieta de ácido linoleico y el riesgo de EAC.

Con este fin, recopilaron de las bases de datos MEDLINE y EMBASE todos los estudios de cohorte prospectivos publicados hasta junio del 2013 que evaluasen la asociación entre la ingesta de ácido linoleico y el riesgo de EAC, y además, utilizaron datos de estudios de cohortes no publicados.

Se identificaron 13 estudios de cohortes, publicados y no publicados, con un total de 310.602 participantes y 12.479 eventos coronarios, incluyendo 5.882 muertes de etiología coronaria.
Al comparar la categoría más alta de ingesta de ácido linoleico con la más baja, la ingesta de este AGPI se asoció con una disminución del riesgo de eventos coronarios del 15% (RR, 0,85; IC 95% 0,78–0,92) así como una disminución del riesgo de muerte de causa coronaria del 21% (RR, 0,79; IC 95%, 0,71–0,89). Además, se comprobó que un incremento del 5% en el aporte energético en forma de ácido linoleico, reemplazando la misma cantidad de energía en forma de ácidos grasos saturados se asoció con una disminución del riesgo de eventos coronarios del 9% (RR, 0,91;  IC 95%, 0,87–0,96) y una disminución del riesgo de muertes de etiología coronaria del 13% (RR, 0,87; IC 95%, 0,82–0,94).

Tras estos resultados, los autores concluyen que existe una asociación inversa entre la ingesta en la dieta de ácido linoleico y el riesgo de EAC, lo que apoya las recomendaciones actuales de reemplazar la grasa saturada por grasa poliinsaturada como prevención primaria de EAC. Por tanto, otra evidencia más para seguir recomendando a nuestros pacientes que enriquezcan su dieta con alimentos ricos en este tipo de principio inmediato (aceites vegetales, frutos secos, etc.).

Referencia: Farvid MS, Ding M, Pan A, et al. Dietary Linoleic Acid and Risk of Coronary Heart Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis of Prospective Cohort Studies. Circulation. 2014 Aug 26. pii: CIRCULATIONAHA.114.010236. [Pub Med] [Texto completo]

Autor:
Elizabet Méndez Eirín

Elizabet Méndez Eirín. La sustitución de grasas saturadas por grasas poliinsaturadas en la dieta se asocia con una disminución del riesgo cardiovascular

 


Elizabet Méndez Eirín. La sustitución de grasas saturadas por grasas poliinsaturadas en la dieta se asocia con una disminución del riesgo cardiovascular
cardioprimaria.com. [ > ]; 06-05-2021
Accedido desde: https://www.cardioatrio.com/index.php?option=com_content&view=article&id=4236
el 06 Mayo 2021

No puede enviar comentarios. Debe de registrarse primero.

HospitalAviso a pacientes: La información de este sitio está dirigida a médicos. Su contenido no debe ser usado para diagnosticar o tratar problema alguno por parte de personal no profesional. Si tiene o sospecha la existencia de un problema de salud, consulte a su médico de cabecera.

corazón, diabetes, angina, arritmias y cardiología

Favoritos

Cardioatrio.com es una página elaborada para prestar servicio al profesional médico con interés en las enfermedades del corazón en su práctica clínica diaria. Además de condiciones típicas de cardiología, como angina y arritmias, aborda otras condiciones relacionadas como diabetes o ictus.
Este sitio utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Si usted continua navegando acepta el uso de cookies. Acepto el permiso de cookies